4 técnicas para leer más rápido

4 técnicas para leer más rápido

Leer más rápido es una gran virtud. Sin embargo, es algo que puedes aprender con el paso del tiempo y por supuesto con la práctica. Debes fomentar el hábito de la lectura y con ello, podrás aprender a leer más rápido

¿Por qué es importante leer rápido? Pues la lectura rápida proporciona muchos beneficios, entre ellos, se destaca el hecho de que podrás aprender mayor cantidad de cosas, en menor cantidad de tiempo.

Hoy en día nos encontramos en un mundo que avanza diariamente. Ante esto, es recomendable que tus conocimientos avancen también. De lo contrario, solo lograrás quedarte estancado y a nivel profesional no serás tan competitivo. 

Es por ello que se recomienda leer rápido. Pero no solo debes saber leer rápido, debes leer y entender lo que lees, sino no es algo que valga la pena.

¿Qué es la lectura rápida?

leer más rápido

La lectura rápida es una capacidad que se considera dentro de lo que es la agilidad mental. Consiste básicamente en poder entender textos de una forma mucho más rápida de lo común. 

Esta lectura incrementa tu capacidad mental y tu inteligencia. Sin embargo, a pesar de que se oye sencillo, es una técnica que requiere de mucha experiencia y sobre todo de disciplina para poder llevarla a cabo.

Beneficios de aprender a leer más rápido

La lectura rápida cuenta con muchos beneficios para quienes la practican y dominan. Entre ellos, puedo mencionar los siguientes:

  • Incremento en tu capacidad mental.
  • Mayor culturización, dado que lees y aprendes más.
  • Incrementa tu rendimiento a nivel profesional o en tus estudios.
  • Procesas la información de una forma más rápida.
  • Aprendes más en menos tiempo

En general, aprender a leer más rápido te aportaría grandes beneficios. Es por ello que se recomienda que te inicies en esta práctica.

4 técnicas para leer más rápido

Leer más rápido es una de las formas que tienes para poder aprender muchas más cosas, en una menor cantidad de tiempo posible. Sin duda, como bien te mencioné anteriormente, te aporta muchos beneficios que básicamente se relacionan con el incremento en tu capacidad mental.

Sin embargo, es una práctica que no se realiza de forma tan sencilla. Y es que requiere de mucha dedicación y en el trabajo de metas y objetivos. La idea es enfocarse en lograrlo, hasta poder mejorar cada vez más.

Por ello, a continuación, te indico cuáles son las 4 técnicas para leer más rápido que puedes poner en práctica para volverte un experto.

Leer en silencio y evita las repeticiones

Cuando lees en silencio, es más fácil que tu cerebro procese todo lo que está leyendo. Adicionalmente, al evitar las repeticiones, logras que reduzcas en gran medida el tiempo que inviertes en leer. 

Y es que al leer inviertes un tiempo, y si además repites lo leído estarías gastando el doble de tiempo en leer algo que podrías haber leído más rápido. 

Disminuye las fijaciones

Una de las técnicas para aprender a leer más rápida es disminuyendo las fijaciones, pero ¿a qué me refiero con esto? Bien, cuando lees, tu cerebro visualiza palabra por palabra. Es decir, cada palabra vendría siendo una fijación, ya que centras tu vista y tu cerebro en esa sola palabra.

Sin embargo, cuando quieres aprender a leer más rápido, la idea es que esas fijaciones se disminuyan y comiences a agrupar. Es decir, ahora tus ojos y tu cerebro no se centrarán solamente en observar una palabra, sino que serán un grupo de palabras. Puedes comenzar con dos o tres, y a medida que vayas tomando experiencia ir aumentándolas progresivamente hasta el punto en el que puedas leer una frase completa.

Sin duda alguna esta es una de las mejores formas que existen para que puedas leer más rápido. Sin embargo, requiere de mucha práctica, así que ¡empieza desde ahora!

Practica el skimming y scanning

Ambas son técnicas de lectura rápida que te pueden servir en determinadas ocasiones. Debo indicarte que no se recomiendan si necesitas leer un libro de ficción (por ejemplo), o algún otro libro que contenga detalles muy importantes. Sin embargo, resultan muy eficientes para ciertos casos particulares.

Primero que nada, debo indicarte qué es el skimming y el scanning, y es que ambas son diferentes una de la otra. Sin embargo, el objetivo es el mismo: una lectura más rápida. 

Cuando te hablo del skimming, me refiero a una técnica que se usa para analizar un texto de forma rápida. Básicamente consiste en leer partes puntuales y claves del texto para lograr comprenderlo. Por ejemplo, en esta técnica, lo que se suele realizar es leer el primer o los dos primeros párrafos para buscar información importante. Uno que otro párrafo central y el párrafo final. 

Esto hace que se comprenda el tema sin necesidad de haber leído la totalidad del texto. Sin embargo, no es recomendable para casos de libros de novelas o ficción, ya que te saltarás mucha información importante y será difícil comprender.

Por otro lado, cuando hablamos de scanning, te hago referencia a una técnica que se utiliza también para escanear un texto. Esta técnica no te hará comprender un texto, así que solo se usa en los casos en donde estés buscando una información en particular. Por ejemplo, cuando necesitas conseguir algún concepto, un número, una fecha, entre otros.  

Aplica la lectura diagonal

La lectura diagonal es otra de las técnicas que se pueden llevar a cabo para poder leer más rápido. Básicamente es la forma en la que las personas pueden leer y comprender un texto de forma rápida y sin necesidad de leer palabra por palabra.

Cuando tienes un texto no es necesario leer todas las palabras para poder comprender lo que se quiere decir. Y es que basta con identificar la idea principal y algunas palabras claves de cada oración y entenderás perfectamente lo que se quiere decir.

Esta técnica es una de mis favoritas. Sin embargo, requiere de experticia para que puedas identificar rápidamente qué leer. Lo más recomendable es leer el comienzo del párrafo, palabras subrayadas o en negritas, y por supuesto algunos párrafos que se consideran importantes, como los de resumen o conclusiones.

Los mejores hábitos para poder leer más rápido

Adicionalmente a las técnicas que te describí con anterioridad, puedes llevar a cabo ciertos hábitos que te harán fomentar la rutina de leer. Y como en todo, la práctica hace al maestro, así que cuánto más leas, más conocimiento y experiencia tendrás, por lo que podrás aprender a leer más rápido.

Es por ello que a continuación te diré cuáles son aquellos hábitos que puedes poner en práctica para aprender a leer más rápido

Incrementa la frecuencia con la que lees

Incrementar la frecuencia con la que lees es una de las mejores formas para aprender a leer más rápido. Recuerda que cuando recién te encuentras aprendiendo algo, serás más lento y más inexperto. 

Sé que estarás pensando en estos momentos que todos sabemos leer ¿O es que acaso eso no es lo que nos enseñan cuando estamos pequeños? Y si, por supuesto. Todos sabemos leer, pero no todos leemos rápido ni comprendemos al mismo tiempo comprendemos lo que estamos leyendo. Y básicamente de qué sirve que leas si no comprendes lo que estás leyendo. 

La idea, es aprender a leer más rápido por las múltiples ventajas que ofrece, pero al mismo tiempo, comprender lo que estamos leyendo. Es por ello que una de las formas para aprender a leer más rápido, es fomentar el hábito de la lectura.

Cuántas más veces realizamos algo, más aprendemos a cómo hacerlo y por supuesto, a cómo hacerlo más rápido. Es por ello, que te recomiendo que, si tienes interés en aprender a leer más rápido, comiences a leer con mayor frecuencia. 

Unos consejos que puedo darte para que puedas incrementar la frecuencia con la que lees, son los siguientes:
  • Cuando vayas a leer hazlo en un lugar calmado y que te permita concentrarte: cuando tenemos distracciones al momento de leer, no comprendemos lo que leemos y por lo tanto solemos releer, perdiendo así más tiempo.
  • Colócate metas semanales: una de las formas más efectivas para poder leer con más frecuencia, es colocándonos metas semanales. Puedes ponerte la meta de leer 1 libro a la semana, e ir adaptando la meta de acuerdo a tu capacidad. La idea es que a medida que vayas leyendo más libros, vayas incrementando la meta semanal. Esto te ayudará a agilizar tu lectura a través de la experiencia.
  • Aprovecha cada tiempo disponible: es verdad que a muchos se nos dificulta leer debido a la vida tan ajetreada y con tantas cosas que hacer. Entre el trabajo, los estudios, los quehaceres y combinar la vida social, no queda mucho tiempo. 

Sin embargo, es importante abrir un espacio en nuestro tiempo para poder practicar algún hobbie. Es allí cuando podemos optar a fomentar el hábito de la lectura. 

En cada espacio libre que tengas, Lee un libro. Mientras cocinas (que no se te queme la comida por favor), mientras te diriges a algún lugar en transporte público, o mientras esperas cualquier cosa. Así sean cinco minutos que tengas disponibles aprovéchalos para leer.

Colócate metas a mejorar

Una de las formas de crear el hábito de la lectura rápida y poder aprender a hacerla, es colocándonos metas. Por ejemplo, puedes comenzar estableciéndote una meta de 1 libro a la semana, y una vez que lo logres, vas incrementando la meta.  

Esto te ayudará a fomentar el hábito de la lectura y por consiguiente aprenderás a leer más rápido.

Mejora la calidad de la lectura

La calidad de la lectura se basa en comprender lo que lees. De nada vale que leas 1000 páginas de un libro, si no entendiste ni siquiera cuál es la idea principal. 

Es por ello, que cuando recién comienzas con el hábito de la lectura, te enfoques en la calidad y no en la cantidad. Sé que te interesa aprender a leer rápido, pero de nada vale que leas rápido si no entiendes lo que estás leyendo. Así que toma tu tiempo en leer y a medida que vas avanzando en libros, vas incrementando la cantidad.

Lee en espacios tranquilos

Una de las formas más eficientes para poder lograr crear el hábito de la lectura rápida es, entre todo lo mencionado, leer en lugares tranquilos.

Cuando lees en sitios tranquilos, en donde no hay bulla ni nada que te distraiga, podrás leer más rápido y por supuesto, entender lo que estás leyendo.

Evita la relectura

Vender por internet cada vez en más difícil, debido a la gran competencia que hay en el sector; sin embargo, nada es imposible. Si tomas en cuenta todos los consejos que te mencioné con anterioridad créeme que tendrás éxito en tu negocio digital, y podrás ganar dinero con tus ventas por internet. 

Claramente debes saber que nada llega de la noche a la mañana, es necesario ser constante y tener planificadas ciertas estrategias a llevar a cabo, solo así es que podrás sacar el máximo provecho a las plataformas de ventas.

Realiza pausas de 10 minutos

No solamente tu vista se cansa cuando lees, tu mente también. Es por ello que es recomendable que te tomes unos descansos de 10 minutos aproximadamente cada cierto tiempo.

Puedes dividirlo por capítulo de libro, o solo cuando te encuentres ya un poco cansado. Esto es fundamental para poder comprender lo que se lee y fomentar el hábito de la lectura.

En general, aprender a leer rápido es algo que todos podemos llegar a hacer en algún momento. Lo único que debes tener es la disposición de poder hacerlo y la constancia. 

Leer rápido es una técnica que requiere de práctica, pero no es imposible. Basta con que crees en ti el hábito de leer con frecuencia, y vayas poco a poco practicando las técnicas que te indiqué. 

Comienza con la técnica que más te agrade, ya una vez que vayas adquiriendo experiencia, podrás aprender a leer más rápido.

 

Lo último en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba