leer

Cómo leer un libro a la semana

Cómo leer un libro a la semana

La lista de libros que quieres leer apuesto a que es larguísima ¡la mía también! Pero bien sea por una cosa o por otra, no culminamos nunca con esta lista. Y es que las obligaciones diarias, la “falta de tiempo” y un sinfín de cosas más, nos hacen atrasarnos mucho con nuestros objetivos literarios.

Seguramente te habrás propuesto metas mensuales para leer libros, y está muy bien, ya que esto nos hace esforzarnos en poder lograr el cometido. Sin embargo, si te digo que puedes leer un libro a la semana, ¿qué pensarías? ¡vamos! Créeme que no es imposible, es una meta completamente realizable, solo que requiere de tu disciplina y ganas en querer cumplirla.

Es por ello que, en esta oportunidad, dedicaré a hablarte sobre lo que puedes hacer para leer un libro a la semana, y poder cumplir así con la lista de libros pendientes que tienes. 

¿Cómo leer un libro a la semana?

leer

Para poder cumplir la meta de leer un libro a la semana, es necesario que lleves a cabo algunos consejos prácticos. Y es que la lectura se trata de un hábito que debes cultivar. 

Así que más allá de practicar los consejos que te menciono a continuación, debes crear el hábito de la lectura. Mi principal recomendación es que practiques leyendo algunas historias cortas, para que puedas adentrarte al reto de leer un libro a la semana.

A continuación, los consejos que puedes seguir para leer un libro a la semana y no morir en el intento.

Escoge un libro

Vale esto creo que es un poco obvio ¿no? Para poder leer un libro a la semana, lo que debes hacer es escoger qué libro quieres leer (esto en dado caso que puedas hacerlo), lo digo porque puede ser que por cuestiones laborales o por cuestiones de estudios, debas leer un título en específico. 

De ser así, evita este paso. En caso contrario, sigue las siguientes recomendaciones para escoger un libro. Solo debes elegir aquel libro que quieras leer desde hace tiempo y que aún no hayas podido hacerlo.

Investiga al autor

Uno de los puntos clave para poder cumplir la lectura de un libro a la semana, es que investigues al autor. ¿Por qué te digo esto? Porque al leer sobre el autor, su forma de pensar y las creencias que tiene, es probable que puedas hacerte una idea de cómo será o de qué va un poco el libro. 

Quizás cuando estés leyendo esto, estés pensando ¿por qué debo investigar al autor, si solo me interesa un libro? Pues créeme que tiene mucha relación. El autor es quien escribe el libro, y en el plasma mucha de sus creencias o pensamientos.

Ten en cuenta el tamaño

Esto te lo digo no por desanimarte ni mucho menos. Lo digo porque es muy fácil observar el caso de personas que para poder “cumplir” con el reto, escogen libros sumamente cortos, mientras que otras, evitan a toda consta un libro porque es demasiado largo. 

Mi recomendación no es que escojas un libro porque sea corto o largo, escógelo porque te guste o quieras leerlo. Sin embargo, la recomendación que puedo hacerte en cuando al tamaño del libro, es que evalúes cuál es tu ritmo promedio de lectura.

Es decir, si tú en promedio un libro de 600 páginas terminas en leerlo en dos meses, estás consciente que no debes escoger un libro de 600 páginas o más, ya que es muy poco probable que no alcances el reto y no volverás a intentarlo. Así que escoge un libro que tenga un tamaño regular, que pueda ser leído por ti de acuerdo a tu promedio de lectura.

La idea es ir aprendiendo y avanzando, de modo tal que cada vez leerás más rápido. Pero para ser la primera vez con el reto, no debes forzarte demasiado.

Escoge una trama que te interés

Debes escoger una trama que te interese, de nada vale que escojas una novela romántica, si odias los libros de romance. La idea es completar libros que quieras leer, y no completar libros por completarlos. 

Y es que créeme, será una pérdida de tiempo si te esfuerzas por culminar un libro que no te gusta. Y, además, difícilmente querrás continuar con esta técnica luego.

Sé organizado y aprovecha el tiempo para leer

Uno de los mejores consejos que puedo darte para que puedas leer un libro a la semana, es que te organices y aproveches el mayor tiempo posible. 

Muchas veces no culminamos libros, o si lo hacemos lo hacemos luego de mucho tiempo, porque “no tenemos tiempo”. Y es que, si juntas el trabajo, los estudios, el hogar, la familia y las amistades, realmente podrías pensar que no tienes tiempo. 

Sin embargo, hay algunos casos en los que esto no aplica, ya que puedo fácilmente decirte algunos momentos que quizás desaprovechas. El ejemplo más común es el del tráfico o traslado hacia tu trabajo u otro sitio. 

Desde media hora e incluso más, puede ser el tiempo que inviertes en dirigirte hasta tu lugar de trabajo o estudio, ¿qué pasaría si empleas ese tiempo para leer? Pues acabarías el libro más rápido. 

Otro tiempo que puedes emplear, es mientras esperas que se cocine alguna comida, mientras esperas el tiempo de la lavadora, entre otros. Son pequeños momentos que, si de leer hablamos, se convierten en muy grandes y valiosos.

Hojea algunas páginas

Hay algunos casos (no todos), en los que recomiendo que hojees algunas páginas. A mí personalmente no me gusta hacerlo, ya que debo y deseo conocer cada detalle por más mínimo que sea, del libro que estoy leyendo. 

Sin embargo, existen algunas técnicas que puedes poner en práctica para avanzar en algunas páginas, sobre todo cuando la historia no está siendo tan interesante o tiene lo que puede conocerse como “relleno”. 

A continuación, te daré algunas técnicas para que puedas leer más rápido un libro, hojeando algunas páginas.

Lee los títulos y los subtítulos

Sí o sí debes leer los títulos y los subtítulos de cada página o capítulo que tenga el libro. Estos son la antesala de lo que tratará el capítulo, por lo tanto, debes leerlos para saber de qué va.

En los títulos y en los subtítulos encontrarás toda la información en resumen de lo que se verá en el capítulo. Así que debes leerlos para poder entender luego el resto del capítulo, sobre todo si lo que harás será hojearlo. 

Enfócate en las introducciones y conclusiones

Hay autores que añaden una especie de “resumen” o de introducción y conclusión en cada capítulo, para explicar brevemente de qué va el capítulo o resaltar algunos eventos importantes. Esto es muy recomendable leerlo, ya que al hacerlo podrás saber de forma resumida, de qué trata el capítulo o cuál fue la enseñanza o resumen que tuvo. 

Esquematiza cada capítulo

Este punto es solo para expertos en la materia, así que requiere de práctica si deseas llevarlo a cabo.

Cuando digo que esquematices cada capítulo, es que leas solo puntos importantes. Por ejemplo, las primeras palabras o la primera oración de cada párrafo, así como también las últimas frases del párrafo.

Adicionalmente, leer los títulos y los subtítulos como te lo mencioné anteriormente, y algunos puntos que consideres relevantes.

Básicamente se trata de realizar un “escaneo” rápido en el texto y leer solo algunas partes puntuales, como oraciones iniciales y oraciones finales de cada párrafo. 

No te atrases en la lectura

Mi recomendación es que de acuerdo a la cantidad de páginas que tenga el libro, escojas un aproximado de páginas que puedas leer diario. La idea es colocarte una meta, recuerda que cuando tienes una meta, se hace mucho más fácil realizar las actividades que te harán cumplir los objetivos. 

Por ejemplo, si escoges un libro de 700 páginas, aproximadamente deberás leer diario 100 páginas para que puedas leer el libro en una semana. Claro, esta cifra puede ser variante, es decir, en promedio deberás leer entre 80 a 120 páginas cada día, para que puedas llegar a la meta.

Por lo tanto, cuando tengas la cantidad de páginas estimadas que debes leer de forma diaria, no debes atrasarte. Es decir, si tu promedio es de 80 a 120 páginas, y un día solo lees 50, ya estás comenzando mal.

Quizás dirás “yo repongo las páginas que faltaron mañana” y de verdad, no lo hagas. Según estudios ya comprobados por mi (jaja, es verdad, me pasó), jamás leerás esas 30 páginas que te faltaron al día siguiente. Así que solo conseguirás atrasarte más y más en todo lo que tienes pendiente por leer.

Así que ¡no te atrases! Es mi recomendación. Y si por casualidad, se te complicó mucho el día, aplica la técnica de “hojear” las páginas que te indiqué anteriormente. 

Limita cualquier tipo de distracción que puedas tener

Las distracciones son el peor enemigo que puedas tener en el cumplimiento de tu meta. Lo único que logran es hacerte perder tiempo y retrasarte en tus objetivos. 

Es por ello que recomiendo que cuando vayas a leer procura hacerlo en algún sitio un poco más tranquilo, y lejos de algunas distracciones como lo pueden ser el móvil, cualquier tipo de mensajería instantánea, redes sociales, cualquier juego o factor que te haga distraerte. 

Además, artefactos como televisores, procura mantenerlos alejados de ti mientras te encuentres leyendo. ¿Por qué? Porque lo único que logran es que te distraigas en las labores que tienes, porque te pondrás a ver ese programa de televisión favorito, o esa película que querías ver. 

Así que cuando vayas a leer, mi recomendación es que leas en un sitio tranquilo, sin distracciones cerca que te hagan perder el tiempo.

Evita leer cuando tengas sueño

Un consejo muy importante para que puedas llevar a cabo tu meta de leer un libro a la semana, es que evites leer cuando tienes sueño. 

Sé que no querrás atrasarte o que quieres avanzar más en la lectura y probablemente intentes leer cuando sencillamente no puedes más de tanto sueño. 

Sin embargo, cuando tienes sueño no puedes concentrarte en su totalidad, por lo que terminarás releyendo algunas oraciones, y aun así no entenderás muy bien de qué va el capítulo. Esto, sin duda alguna te hará perder muchísimo tiempo, ya que básicamente no estarías avanzando ni logrando absolutamente nada. 

Así que mi principal recomendación es que, en vez de perder tiempo leyendo cuando tienes sueño (no entenderás prácticamente nada y deberás releer), aproveches ese tiempo para que puedas descansar, y levantarte con más ánimo al día siguiente.

En resumen: ¿Se puede leer un libro a la semana?

¡Por supuesto que se puede! Hay muchísimas personas que llevan años leyendo un libro a la semana, y de esta forma han podido leer un gran repertorio de libros. 

Es una excelente forma para poder habituarte a esta técnica, aprender a leer más rápido y poder completar con mayor rapidez tu lista de libros por leer. 

Sin embargo, no todo es color de rosa, y es que a pesar de que creo que es completamente posible poder llevar a cabo esta meta, es algo que requiere de mucha disciplina y dedicación. 

Si sigues los consejos mencionados con anterioridad, no me cabe ni la menor duda de que podrás llegar al objetivo de leer un libro a la semana. Sin embargo, debes ser perseverante y disciplinado. 

Y es que la lectura rápida, como bien te he dicho requiere de muchísima práctica. Cuando más practiques más experto te irás haciendo y podrás lograr tus metas principales. Haz de la lectura un hábito y verás como poco a poco vas mejorando.

Cabe destacar, que, si al primer intento no pudiste cumplir con la meta, por alguna razón u otra, no debes sentirte mal. Lo recomendado es que identifiques cuál fue el error que cometiste, en qué fallaste y sigas intentando aplicando los correctivos necesarios ¡no te des por vencido! La lectura rápida se da a través de la práctica, así que… ¡a practicar!

Lo último en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba