Cómo leer un libro al día

Cómo leer un libro al día

En nuestra sociedad hemos tenido cambios muy repentinos, y eso no es secreto para nadie, estamos viviendo en una nueva era, en la era digital y tecnológica, en donde los esfuerzos se minimizan drásticamente.

A pesar de todo ello vemos la persistencia radical y absoluta como pilar fundamental de algo que todos conocemos como el libro, muy antiguo, ciertamente. 

Sin embargo, con el pasar del tiempo se sigue consolidando, incluso hay quienes afirman que este no desaparecerá jamás; su fuerza lo hace imprescriptible y en tiempos sobrevenidos con nueva amplitud al acceso de información no hará que este desaparezca.

Aunque parezca inusitado, a pesar de todos los cambios que han venido con el paso del tiempo, hay gente que aún se preocupa por el saber, sobretodo y en especial por leer libros. 

Simplemente que con todos los quehaceres de la vida cotidiana de hoy en día parece una peripecia el leer un libro, más con la premura en la que andamos muchas personas. Pese a ello siempre queda un espacio de nuestro tiempo para leer un buen libro, y si no, es bueno hacerle un espacio, ya que la lectura es algo que nos nutre, tanto emocional como intelectualmente. 

¿Qué a veces perdemos el hilo, o no tenemos la concentración suficiente para leer y terminamos por dejarlo? ¡Sí!, creo que nos ha pasado a todos. Sin embargo, todas esas mal llamadas adversidades o contrariedades que nos impiden entregarnos a tiempo completo a leer un libro se pueden dejar a un lado.

Leer un libro al día: ¿Cómo lograrlo?

leer un libro

Leer un libro al día es el sueño de muchos, especialmente para los amantes de la lectura. Pero lo cierto es que no todos puedes lograr eso, si tú deseas conocer algunas técnicas para poder completar un libro por día, te dejamos algunos consejos que deberías tomar en consideración. 

Lo primero que debes hacer es elegir los libros, primordialmente los que leerás cada semana. Es necesario que los selecciones antes de que la semana empiece, para que así no pierdas tiempo en ello, deberás escoger para la semana más de siete libros para que así tengas un margen.

De manera general tus libros deberán contener un número pormenor a las 200 páginas de extensión. Y como el concepto de leer lo indica “pasar la vista por un texto escrito” lee de todo, sobretodo obras fáciles de leer; una categoría que te podrá facilitar tu cometido será obras de teatro, poesía, libros muy cortos.

Recuerda que un libro es un conjunto de hojas de papel, sin determinación de número alguno de páginas, el objetivo es leer el número mayor de libros ¿o no?; en el caso de que quieras leerte un libro extenso o si ya lo empezaste y parece que no lo terminaras con este pequeño tip lograras terminarlo. 

Por tanto, léete un libro largo y si no lo has terminado para cuando finalice el día recurre a un libro corto, así lograras leer un libro al día y, al día siguiente, continuo leyendo el libro inconcluso; de esta manera lograras terminar otro libro al día.

Si has llegado a este punto de interés mira que en verdad quieres leer un libro al día, por eso si tienes que desvelarte por leer un libro, hazlo y consíguelo; eso sí, mucha luz para que no incomodes ni fuerces tu visión. 

Una vez tengas esto en cuenta y estés preparado para lograr tu objetivo deberás optar por un comportamiento físico y mental muy avanzado, quizá te estés preguntando ¿cómo hacer eso?, no debes preocuparte porque aquí te lo mostraremos. 

En primer lugar esta información, para ti, que te gusta leer y tienes en mente tener como meta leer un libro por día o en cierto caso el mayor número que puedas por día, ten por seguro que con esta serie de consejos lo vas a lograr. 

Hemos compendiado para ti la mayor información posible, de manera clara, precisa y concisa, información vital para el crecimiento y desarrollo personal, sobretodo la intelectual, teniendo en cuenta todos los aspectos importantes de la lectura y lo que ella al ser humano le brinda

Así que sin más preámbulos, a continuación te mencionamos algunas técnicas que puedes implementar, que te servirán de ayuda para leer una cantidad de libros y lograr tu objetivo que es el de leer un libro al día. 

Aprende a leer con rapidez

Esta es una de las opciones más fáciles para su alcance y acceso. Y es que puedes asistir a un curso de lectura rápida en la modalidad que sea, por ejemplo en YouTube encuentras muchas opciones prácticas y gratis.

Otra buena opción es que puedes comprarte un libro sobre como leer rápidamente, para que te orientes sobre todos los métodos que hay, y así puedes probar el que más te guste.

Uno de los métodos quizá más eficaces para ti puede ser guiarse con tu dedo en las páginas. Este método te servirá para disminuir la subvocalización (leer en tu mente en voz alta). Bien pudiese llamarse a este método como un escaneo visual  donde en vez de leer 200 palabras por minuto lograras captar hasta mil.

No leas todo el libro

Uno de los más grandes mitos que se ha sostenido a través del tiempo en cuento a la lectura es leer absolutamente todo el contenido del libro, recuerda que esto es una manera de maximizar tu tiempo; por tanto si haces eso invertirás tu tiempo en contenido banal. 

Hay libros que te ofrecen muchas ideas principales, por ello un buen autor podría resumir un libro en menos páginas, pero eso realmente no es comercial. Aunque ciertamente no todos los libros tienen una merecida lectura de análisis porque su contenido es insustancial. 

Realmente puedes hojear por unos cuantos minutos para encontrar la idea principal, utilizando el índice como medio de guía. Para entender la estructura del mismo, anota las páginas que quieras leer y así podrás darle las revisiones necesarias y que ameriten para que puedas recordar el libro siempre. 

Créate límites de tiempo

Siempre es bueno crear espacios para todo, y la lectura no es algo que se queda atrás. Es por ello que fijando tus horarios y creando límites de lectura podrás leer mucho, teniendo en cuenta que si te tomas un tiempo de cuatro horas sin alguna distracción podrás leer dependiendo de tu cualidad de lectura entre 200 a 300 páginas.

Fundamentalmente plantéate que querrás obtener de un libro, porque de manera sustancial te servirá es la disciplina, ya que si te planteas leerte un libro en corto tiempo bajo concentración lo lograras, o podrás pasar un mes de lectura en un mismo libro y no mantener tu atención en él.

Ciertamente el conocimiento es poder, pero en tu límite de lectura debes leer aprovechando el tiempo y no investigando cosas que no entendiste al momento, ya que así demoraras más; resaltador! Siempre tenlo a la mano, cuestión de marcar aquello que no te quedo claro para luego darle revisión y comprensión de manera más profunda. 

Lee principalmente los libros fáciles

Este ejercicio te ayudará a generar más confianza. Ya que ciertamente no podrás generar buena velocidad de lectura si empiezas a practicar con un texto académico de más de mil páginas. 

Empieza con textos más cortos, que comprendan entre unas 100 y 150 páginas por ejemplo, la cuestión es que para ti debe ser más digerible a tu entendimiento y rapidez. Recomendamos leer más de dos por semana, para que así vayas aumentando tu capacidad y puedas lograr tu objetivo a través del tiempo de manera gradual.

Escoge solo los mejores libros

Como te lo hemos dicho en reiteradas oportunidades, la idea de maximizar tu tiempo será entonces tu idea central, por tanto debes escoger los mejores libros y así no perder ningún tipo de tiempo, por eso es bueno asegurarte que ese mismo valga la pena. 

Tendrás muchas opciones ciertamente, pero según muchos criterios veras como identificarte con un libro bueno, entre ellos se da el ejemplo de la calificación ¿Qué quiero decir con esto? viendo si este te atrapa o no lo calificas del uno al 10 y si ves que no reúne una buena calificación lo descartas.

La bibliotecaria harriet klausner, considerada una de las lectoras más rápidas por su fascinación a la hora de economizar tiempo en la lectura, afirmaba “si un libro no me interesa cuando llego a la página 50 lo dejo”, esto no es complicado y para ir alcanzando la meta deberás tener un cumulo de libros para la semana, obviamente necesitaras más de 7 pero te recomendamos tener entre 10 y 20 para que puedas regular entre los leídos y los desechados.

La práctica

Así como en cualquier área profesional y de la vida, la practica quizá es lo más difícil, puesto que la mayoría de las veces que decimos que haremos algo no lo hacemos y lo dejamos en el olvido o simplemente procrastinamos todo para llegar a lo mismo, a no hacer nada, y al llegar a este punto te darás cuenta que leer no es la excepción. 

Es por ello que siempre recomiendo que antes de realizar una actividad como la lectura, debes crear un ambiente idóneo. Creo que tu terraza que la tienes en el olvido le sentara bien una remodelación para que sea tu sitio perfecto de lectura.

Ahora si no tienes una terraza en donde puedas leer con tranquilidad, no te preocupes, puedes hacerlo en cualquier otro lado, lo importante es que te crees el hábito, pero siempre recordando que sea un lugar tranquilo y sin distracción. 

Puntualmente te decimos que te alejes de toda distracción y cualquier cosa ajena que te perturbe a la hora de leer, apaga el celular, desconecta el televisor, recuerda tener en cuenta la mejor paz y que nada te perturbe.  

Lee libros

No es redundante, porque debes leer libros, es decir, aquel conjunto de hojas de papel que se tiene al olvido. Leer en internet es mucho menos eficiente, leer en el libro tradicional nos ayuda a concentrarnos muchísimo mejor

Si recurrimos a un ebook, deberás evitar a toda costa que tenga conexión a redes y desactivar cualquier hipervínculo. 

Adiós al enfoque central

Dado por la práctica con la cual debes poner entrenamiento la visión periférica, para que de esta manera puedas aumentar tu velocidad de lectura en más de un 300 por ciento. 

Para ello debes usar como practica un bolígrafo, y quizás ahora te preguntes ¿para qué me servirá eso?, pues el bolígrafo lo usarás para ir rastreando y marcando una velocidad constante de una línea por segundo.

Antes de comenzar la lectura, intenta fijarte en la primera y en la última palabra de cada línea, a medida que vayas leyendo, aumenta un poco la velocidad, sin sobrepasar el segundo por línea. De esta manera lograrás avanzar poco a poco en la lectura rápida.

Llegando a este punto verás como ya tienes muchos métodos para poner en práctica. Recuerda que esto no es algo que vas a conseguir de un día para otro, ciertamente debes ir poco a poco, tu verás la manera más adecuada y acertada para ti.

Después de todo y rompiendo un poco el paradigma y esquema que venimos llevando, te mostramos ya para finalizar otra opción muy eficiente para ti, como lo pueden ser páginas que te ayuden a leer la mayor cantidad de libros. Quizás te estarás preguntando ¿cómo? y es muy fácil la verdad, porque no estás haciendo del todo trampa. 

Se trata de páginas de resúmenes de libros que te colocan todas las ideas principales, y así de manera muy fácil también podrás darte cuenta si ese libro te interesa o no. 

Estos resúmenes son muy sustanciales, ya que contienen como mínimo unas 3000 palabras, lo cual te da una idea de todo lo que trae o de qué trata el libro, sin necesidad de leerlo todo. Claramente debes tener en cuenta que leer estos resúmenes no son leer el libro, porque estos te dan la mayor idea sintáctica del mismo mas no reflejan todo el contenido, como tampoco  todas las expresiones que este lleva consigo. 

Lo último en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba