Cómo reinventarse en tiempos de pandemia

Sin duda no es un secreto que a todos nos sorprendiera un virus de carácter global que cambiaría nuestras vidas, una pandemia la cual se convertiría en una nueva normalidad ¿quién hubiese imaginado que traería consecuencias negativas y positivas tanto al nivel personal como profesional? Algo confuso, ¿no?

Esta realidad que viven los sectores económicos fue alertada al inicio del confinamiento por organismos internacionales especializados.

Al principio, el proceso para muchos fue un declive y un ascenso, tal es el caso que algunos comercios cerraron sus puertas, otros simplemente recibieron un fuerte impacto e incrementaron su potencial, pues la adaptación ante la crisis humanitaria presente hoy en día ha sido uno de los mayores retos para distintos sectores e industrias.

Se puede señalar un claro ejemplo de la industria del entretenimiento siendo una de la más alta en el confinamiento, asentándose sobre una tendencia bastante favorable durante los últimos meses debido a que el streaming se ha vuelto cada vez más popular, redes como YouTube, Twitch o plataformas cuyo servicio es la distribución de contenidos audiovisuales tales como Netflix, Amazon Prime, han crecido de 20 a un 40% aproximadamente.

En abril del 2020, por ejemplo, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó un informe donde alertaba que “las pequeñas y medianas empresas que dependen de las ventas diarias y tienen escasas o nulas reservas de liquidez también pueden verse sometidas a un grave estrés financiero y es posible que tengan que despedir trabajadores”.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que la economía en América Latina por ejemplo se contraería un 5,2%, una proyección que afecta directamente a medianas y grandes empresas.

Entre aprendizajes, aciertos y desaciertos, cada estrategia implementada en base a una irrupción de la crisis del COVID-19, muchos trabajadores han tenido que adaptarse a una nueva modalidad que es: el teletrabajo, una ventaja bastante clave no solo para el presente sino también el futuro en cualquier ámbito empresarial.

Es evidente que mientras el virus continúa propagándose, la tendencia a trabajar online también está aumentando. Por primera vez algunos empleados se dedican a trabajar desde su casa, en contextos habilitados digitalmente y no limitados a un espacio.

Para entender un poco mejor lo que es el teletrabajo, permíteme explicarte. Consiste en presentar actividades de forma parcial o completa de manera profesional o independiente donde el desempeño dependerá de los procedimientos que uses al respecto.

Con este nuevo método, el teletrabajo se ha convertido en una forma laboral relevante en empresas que antes tenían contactos con clientes, y así, poder permitir un equilibrio con tareas personales y profesionales haciendo uso de medios novedosos. Una de las ventajas que tuvieron los negocios/empresas es la reducción de costos en servicios como de luz, agua, internet entre otros. 

¿Se podría decir que las crisis es un ideal para innovar? La respuesta es sí, las crisis son el momento ideal para darle pie a la innovación. La mayoría de las empresas recurren a las crisis para construir nuevo flujo de trabajo, mejorar aquella propuesta incompleta o hacer una completamente nueva.

Adaptarse para crecer

La creatividad ya ha permitido a muchas empresas replantear nuevas formas de producir con monitoreo e incluso de solventar las desconfianzas de los clientes ante el miedo de contagiarse en un negocio físico. Algunos restaurantes y/o establecimientos ya entregan gratuitamente mascarillas en la entrada de sus establecimientos e informan sobre sus protocolos de limpieza, otros simplemente acuden ante la seguridad lo que es medir la temperatura y desinfectar las manos antes de ingresar. 

En tiempos de incertidumbre, el truco está en aprender a superar los desafíos y saber adaptarse a la nueva normalidad, eso tenlo por seguro. 

¿Cómo sería un mundo post-pandemia para aquellas medianas y grandes empresas?

Algo que debe considerarse como primordial es el desarrollo de las nuevas habilidades para un comercio, hoy en día las empresas deben desarrollar su talento interno no solo para mejorarlas, sino ayudar para mover nuevos roles necesarios que antes no existían.

Expertos comentan que uno de los primeros pasos recomendados por hacer antes de desarrollar tu propio canal de eCommerce, el cual es un reto enorme, es explorar canales de marketplaces terceros, en donde experimentes y entiendas sin tanta inversión los retos de un modelo 100% online.

¿Alguna vez te has preguntado qué es el e-commerce o cuál es el significado exacto de este término? Seguro que sí, ya que el comercio electrónico está más de moda que nunca. Sin embargo, a pesar de su auge, mucha gente no tiene claro qué es exactamente. 

El e-commerce o comercio electrónico, según la definición de Wikipedia es: un sistema de compra y venta de productos y servicios que utiliza Internet como medio principal de intercambio. En otras palabras, se trata de un comercio que gestiona los cobros y pagos a través de medios electrónicos. 

Una de las ventajas que tiene el comercio electrónico es que pueden encontrar mejores precios y revisar mucho antes de decidirse a comprar; y es que tienen más oportunidades de navegar y encontrar lo que más se adapte a su economía. Además que genera comodidad al recibir lo que compró en su casa u oficina.

Volviendo a la pregunta que teníamos pendiente, ¿cómo sería un mundo post-pandemia para esos sectores y/o industrias? 

Las consecuencias económica o la crisis del coronavirus nos recuerda de alguna y otra forma la fragilidad de la vida humana, de cierta forma no sabemos si después de esta pandemia vendrá otra, si fuera así, habría que aprender a convivir con la idea de que un organismo microscópico puede hacer tambalear el sistema capitalista en todo el mundo.

Como consecuencia, el descenso en la producción y el consumo tendrán un importante impacto en el número de puestos de trabajo, en los ingresos de las familias y en la capacidad de recuperación económica y es por ello que optamos por pequeños emprendimientos y así evadirlo de una vez y practicar las posibilidades de sobrevivir más allá de todo. 

Emprendimientos en tiempos de Covid-19

Ahora bien, vayamos a la parte del emprendimiento. Desde un punto de vista razonable en estos tiempos ha habido caídas económicas, pérdida de empleos, cierre de empresas, protestas en diferentes regiones, la amenaza invisible de una enfermedad y pocos incentivos para salir adelante como se viene mencionando anteriormente. 

Está claro que existen posibilidades de emprender en momentos críticos y más si son esas oportunidades de primera necesidad pero, ¿qué es eso lo nos dice si debemos emprender o no? las expectativas, hay algo que nos obliga a cuestionar si realmente lo vale, si eres capaz y simplemente das el primer paso, te preguntas en qué eres bueno, qué te gusta hacer, cómo se identificaría con el entorno, qué eso que pagaría la gente si fuese sencillo y que nadie más tuviese, un simple diagnostico a evaluar y sacarle el mayor provecho. 

Debemos aprovechar este momento dado que en la mayoría de los casos, el confinamiento provee algo de tiempo libre durante el cual se puede pensar y diseñar un proyecto o bien, ajustarlo en caso de ya contar con un plan más aterrizado.

Inclusive hay expertos que mencionan y hacen énfasis en que no es solo identificar sino conceptualizar, ver si cumples con cada requisito, tanto material como tecnológico, es decir, tener todos los juguetes a la mano en términos coloquiales.

Y es que, dentro de la palabra reinventarse, podemos mencionar como usar las redes sociales para promocionar productos, servicios, actividades, entre otros, hacer el gran salto de lo virtual sobre lo presencial.

También podemos hablar de aquellos pequeños negocios sobre todo de comida y productos acabados, el implemento de “delivery”, aunque antes podíamos prescindir de este servicio, tuvimos la opción de seleccionar, ahora se presenta como una necesidad de ofrecer este servicio, una obligación respetando todos los protocolos de seguridad e higiene.

¿Qué debo hacer si quiero emprender en tiempos de crisis?

Para comenzar a emprender, hay que tener en cuenta algunos de los pasos básicos como estudiar las fuentes de capital, las herramientas de producción, a quién va dirigido, armar un prototipo y la salida al mercado; sin dejar de lado la innovación, muy importante.

Por ejemplo: si quiero preparar postres, primero debo ver cuánto puedo invertir en los ingredientes, luego evaluar si el horno funciona o tengo los implementos necesarios. También estudiar el público: a quién le vendo. 

El siguiente paso sería preparar un postre de prueba, y si cumple con las expectativas, vender, sería lo más ideal.
  1. Encuentra ese fallo de forma positiva, ¿A qué me refiero con esto? A la necesidad del consumidor, qué es lo que quiere, pensar como uno de ellos, cómo te gustaría que fuese ese producto o servicio.
  1. Mantenerse activo. Es importante conectarse con trabajos y oficios que nos brindan placer.
  2. Enfócate en lo sencillo, en lo que satisfaga las necesidades de tus clientes.
  3. Administra tu tiempo. Deberás encontrar los momentos para desarrollar esa actividad.
  4. Presta atención a cada detalle. Con que registre qué producto o servicio tengas para ofrecer estarás bien, ahí darás el paso.
  5. Aprovecha lo que te pueden ofrecer las redes sociales. Exprime al máximo las RRSS y aprende a usar cada herramienta para vender productos o servicios online. El mundo digital no tiene fronteras y esa es una gran ventaja.
  6. Busca ser la opción económica del mercado. Evalúa tu alrededor, y si hay competencia, busca qué tienen ellos que no tienes tú, hoy en día la gente es mucho más consiente a la hora de gastar su dinero si ven algo novedoso.
  7. Piensa en qué estrategias de marketing usarías para atraer clientes. Aunque no lo creas, una buena estrategia haría una gran diferencia, el objetivo pasaría a otro plano y podrías alcanzar el máximo de clientes en solo un momento.

Cabe acotar que hay estudios donde confirman aquellos procesos de planificación, siempre que no sean excesivos, podrían tener un efecto positivo en la supervivencia y el desempeño de empresas de nueva creación. Sin embargo, no está claro que tan positivo sea o se mantenga en empresas con fase de desarrollo sujeto a diferentes niveles de incertidumbre. Todavía quedan muchos interrogantes en el aire sobre cómo afrontar la pandemia como emprendedor.

Reinventarse o adaptarse, ¿cuál es la diferencia?

reinventarse

Reinventarse es la palabra de moda por estos días o comienzo del Covid- 19, depende de cómo lo veas. En tiempos de cuarentena y sabiendo que esta situación compró tiquete sin regreso, se hace evidente que aun con el uso eficiente de las plataformas digitales se puede lograr trasladar la productividad física a la virtual, lo cual podría generar beneficios para las personas tales como menores costos fijos de producción, por ejemplo no tener que pagar un alquiler, servicios, entre otros, como mencioné en un ejemplo, el teletrabajo.

No obstante, pese a que exista una prolongación indefinida del aislamiento, se hace vital encontrar el camino que dirija a la población a recuperar su vida productiva o reinventarse sin olvidar mantener el cuidado por la salud, tema que tanto nos aqueja por estos días. 

Es por ello que, la palabra reinventarse se ha vuelto de moda en tiempos de pandemia, ya que como lo afirmaba Einstein, “La crisis es necesaria para que la humanidad avance. Solo en momentos de crisis surgen las grandes mentes”.

Por otro lado, adaptarse a las condiciones permite avanzar sin detenerse, asumes cambios sin modificar o alterar el proceso que llevabas, mucha gente innova y piensa que se reinventan pero no es así, se adaptan a un proceso mediante el cual sacan provecho. 

En conclusión, no hay mucha diferencia entre una palabra y la otra, cada una lleva a su punto, pues todo es nuevo en retrospectiva, sea cual sea el tiempo, pueden adaptarse para reinventarse o reinventarse para adaptarse, sencillamente se apuesta a una estrategia de nivel muy elevado de manera que genere cambios factibles a esa pequeña comunidad. No se trata de hacer algo distinto, sino de ver las nuevas formas de hacer que ese algo quede sostenible en el tiempo.

Lo último en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat