lograr

7 secretos científicos para tener una mentalidad ganadora en la vida

7 secretos científicos para tener una mentalidad ganadora en la vida

Comúnmente las personas se preguntan cómo hacer para tener una mentalidad ganadora, ya que para nadie es un secreto que eso es lo que caracteriza a una persona exitosa y triunfadora. Es importante recordar que el que no arriesga no gana ni pierde, que lo que pensamos atraemos, que el cerebro acciona a lo que la mente le ordena; especialistas indican que la mente tiene el poder de dirigir y diseñar lo que pensamos. 

Las personas exitosas, con mentalidad ganadora, son individuos de mucha inventiva y visión, que persiguen sus sueños, estableciéndose metas, capaces de regenerarse y renovarse más fortalecidos aun con los obstáculos o tropiezos que se puedan presentar a lo largo del camino y en el proceso de lograr los objetivos pautados, no abandonan fácilmente, pero también su intuición perspicaz le indica cuando hacerlo y emprender o tomar otro rumbo para iniciar.

Si te gustaría aprender sobre mentalidad de éxito y psicología, existen varios cursos online que pueden enseñarte.

Clica para descubrir la mejor formación online sobre ello👇

Si te gustaría aprender a convencer a través de tus palabras y escritura, existen varios cursos online que pueden enseñarte.

Clica para descubrir la formación que te ayudará a lograrlo👇

¿Cómo tener una mentalidad ganadora?

lograr

Tener mentalidad ganadora en la vida es estar psicológicamente fortalecido para enfrentar las adversidades, ya que el proceso no es fácil y las cosas que pasan no siempre son favorables, se presentan pruebas y situaciones a veces no tan gratas para superar, existiendo en algunos casos el fracaso; recordemos que es importante emplear en todo momento la acción entusiasta y perseverante.

Es cierto que no nacemos con un manual o fórmula para tener una mentalidad ganadora en la vida, pero si hay personas que nacen con un don específico para algo y que a lo largo de su vida van desarrollando y puliendo esas habilidades y cualidades natas.

Eso sí, aquí juega un papel importante la personalidad y la actitud avasallante de la persona para maniobrar y sacar provecho en pro de su bienestar, haciendo lo que le gusta, creyendo en ellos con voluntad y compromiso, porque ganar en la vida es cuestión de actitud, el cual debe ir acompañado de factores determinantes que un ganador, un conquistador de objetivos debe tener presente:

Hábito cerebral

Ser consecuente y trabajar en lo que deseamos lograr, resulta importante educar al cerebro y crearnos el hábito, trabajar en lo que nos llevará al triunfo.

Cultivar la motivación

Debemos comprender que todo triunfo requiere de esfuerzo y perseverancia, tener el empuje para mantener la activación conductual, ya que no siempre tendremos ganas de hacer algo; de esa manera evitaremos rendirnos antes de tiempo.

Enfoque de crecimiento

Creer en nosotros y en el potencial que tenemos nos mantendrá enfocados y con mentalidad ganadora, permitiendo salir de nuestra zona de confort, ya que es un círculo vicioso que nos limita y nos retrae solo en una cosa, empañando la perspectiva y no permitiendo ver más allá de lo que podemos ser, hacer y lograr en otros ámbitos. 

Una Especialista de la Universidad de Harvard, indica que la confianza en nosotros mismos y creer que somos capaces de lograr lo propuesto, son los componentes esenciales que ayudarán a lograr el éxito.

Definir metas específicas

Que deseo lograr y como lo voy a lograr, evaluar los pro a mi favor y los contra que se puedan presentar, ya que por lo general deberemos accionar con un plan en mano, con metas y objetivos a corto, mediano y largo plazo, sin esto no podremos lograr el éxito.

Tener presente la auto-proyección

Aparte de tener muy clara la meta que queremos lograr en la vida, debemos definir como lo vamos a lograr, el trayecto que tenemos que atravesar y las posibles situaciones que se presentarán durante el proceso.

Alcanzar la excelencia individual

No se trata de figurar en todo, ni de tener logros a costa de los demás, ni llevarse a cuanta persona se nos atraviese, ni estar pendiente de quien es el mejor o el que tiene más talento, es centrarnos en nuestro propio ser, observar nuestro interior, observarlo meticulosamente para así desarrollar nuestras capacidades, trabajar en la mejora continua de nuestras aptitudes para lograr la excelencia.

Emplear la conciencia

Para lograr tener una mentalidad ganadora debemos tener presente “quien soy”, sobre la base de nuestras virtudes, pero también tener claro nuestras debilidades, pero a su vez definir nuestras metas claramente, a donde vamos y que queremos lograr, estas deben ser realistas, por lo que tendremos que tener presentes nuestras limitaciones. 

Solos no podemos lograr el éxito, existen personas maravillosas con mucho potencial en áreas específicas con las que podemos conectar, aunar conocimientos y alinearnos como una fuente de apoyo para el logro de los objetivos.

Ser constante

A pesar de las vicisitudes y obstáculos que se presenten, es necesario mantenerse perseverantes y constantes en todo aquello que nos proponemos para seguir avanzando sin desfallecer, para llegar a la cima y alcanzar la ansiada meta.

Ser disciplinado

Sobre todo cuando los resultados no son los esperados durante el proceso, es allí cuando debemos emplear más la disciplina, porque para llegar al éxito hay que pasar por un largo proceso de transformación, sin saltos, ni atajos, emplear la persistencia y el esfuerzo, ya que no es un trabajo que se logra de la noche a la mañana.

Utilizar el auto-diálogo

Debemos hablarnos a nosotros mismos, escuchar a nuestro subconsciente, debemos estar comunicados con nuestra mente para hacer que vaya en nuestra misma dirección.

En algunos casos nosotros queremos lograr algo y ella hace que hagamos otra cosa, como por ejemplo: una persona quiere bajar de peso, pero cada vez que le provoca un dulce se lo come, algo así, es como si a veces nos llevara la contraria.

Por eso la importancia de estar sincronizados con nuestro interior, ya que de lo contrario puede haber mucho descontrol y sabotaje por parte de nosotros mismos en los que estamos haciendo para lograr el éxito. 

Tener convicción

Tener la certeza de que con entusiasmo y positivismo lograremos lo que nos hemos propuesto, siempre con compromiso sobre todas las cosas, ser optimista y positivo, entender que si somos capaces de lograrlo.

Ver el lado positivo

Todo proceso es un aprendizaje, indistintamente de que algo haya salido como no queríamos, siempre algo se aprende, nunca se pierde, por muy malo que nos parezca hay una lección de por medio, pero no resulta tan fácil verlo así, por eso comencemos a poner en marcha esa mentalidad ganadora que queremos lograr al cien por ciento.

Tener decisión propia

Es decir, tener autodeterminación en todo lo que nos propongamos y nos planteemos, nunca tomar una decisión a la ligera, sin estar de acuerdo, en momentos aprender a decir “no”, hacer lo que nos haga sentir pleno y feliz en pro del bienestar interior.

Aprende a superar

Una mentalidad ganadora se basa sobre todo en aprender a superar, no estancarnos, no dudar por situaciones acontecidas,  ninguna oportunidad es igual a otra, de ahí de tomar riesgos, evaluar y aprovechar las oportunidades que se presenten, si no se dio por ese medio continuar y avanzar por otro.

No dudes

Aunque es común dudar, evita la duda en exceso, ya que ésta solo nos producirá inseguridad para iniciar, continuar o seguir avanzando, no hay que permitir que la negativa aborde nuestros pensamientos, sino más bien enfocarnos en lo que queremos lograr y confiar en nuestras capacidades, tan sencillo como sembrar la palabra “éxito” en nuestra mente, trabajar con entusiasmo para atraer las buenas oportunidades.

Cree en ti

Uno de los secretos es ser afirmativo, emplear la autosugestión mental, de manera de creernos firmemente lo que vamos a lograr, para hacer que suceda. Aunque la preparación, el conocimiento y la experiencia son importantes, es la forma como pensamos y afrontamos las cosas lo que nos hace tener una mentalidad ganadora o no. 

Cambia tu forma de pensar

Debemos entrenar nuestro pensamiento, cambiar la forma de pensar, ¿Cómo? creyendo en lo que hacemos por alcanzar lo que queremos, ser valiente en cualquier ámbito, centrarnos en nuestra principal motivación para avanzar siempre, recordar que somos responsables de nuestras emociones y que la decisión de que algo nos afecte o no, dependerá de nosotros mismos y de cómo nos sintamos en determinado momento. ¡Siéntete ganador siempre! piensa como ganador y triunfarás.

Asume las consecuencias de tus acciones

Otro punto importante a considerar es asumir todas las consecuencias de nuestras acciones de forma responsable, ser consciente de cada paso que damos con determinación, siempre visionando lo que deseamos lograr.

Hay que saber detectar y aprovechar las oportunidades, ser resiliente, aunque el panorama en algunos casos no se muestre muy favorecedor, adaptarnos a los cambios, ya que no es cuestión de suerte sino de actitud.

No te guíes por experiencias ajenas

Es importante hacer caso omiso a personas tóxicas y negativas, ya que solo te limitan, te restan energía y entusiasmo. Cree en ti siempre, no hay que guiarse de experiencias ajenas, cada quien debe vivir su propia experiencia, lo importante es tener claro y firme los objetivos trazados. 

Toma acción ante cualquier situación

Cuando surjan situaciones imprevistas, no esperadas, hay que accionar rápidamente, centrarnos en buscar la solución porque el problema ya está aconteciendo. No te reproches, que si esto que si aquello, céntrate en solucionar, siempre hay una vía para salir adelante y sacar la lección aprendida para que no se vuelva a repetir.

Acepta que todos pueden ganar, no hay nadie mejor o peor

Reconocer las cualidades resaltantes en las demás personas sin esperar nada a cambio, nos aportará energía, fortalecimiento y seguridad, cuando adquirimos una mentalidad ganadora el miedo no ejerce protagonismo sobre nosotros, ni la inseguridad, lo que nos hace ser más proactivos para encaminarnos al éxito.

Cuando nos referimos a ganar o ser ganador no quiere decir que las otras personas perderán, el sol sale para todos y por ende todos tenemos la capacidad de ganar. 

Es un ganar, ganar, todos ganan o pueden ganar. No es estar un nivel más alto que otras personas, mucho menos pasar por encima y que los demás tengan que fracasar para  tu poder ser exitoso.

Importancia de tener una mentalidad ganadora en la vida

Para ponerte un ejemplo, en la cultura japonesa, los samuráis tenían mentalidad ganadora, ya que consistía en ser un guerrero que ganaba batallas sin perder la esencia humana. 

Un código que ellos implementaban, llamado código bushido o también llamado secretos del camino del guerrero, puede cambiar nuestra forma de pensar y nuestra mentalidad. Estos guerreros eran hombres de honor y de palabra, lo que se proponían y prometían lo cumplían. 

Y de eso se trata, de ser persistente y tener compromiso con nosotros mismos para cumplir los objetivos. Como mencionamos en los textos anteriores, hay que arriesgarse siempre, estos hombres héroes (Los samuráis) siempre salían de su comodidad (zona de confort) en busca de sus ideales y objetivos, asumiendo y afrontando el peligro y las desavenencias que se le presentaran. 

Ser correcto y respetar los valores, es tener acto de compasión hacia los semejantes, así como de solidaridad, de respeto y humildad, ante todo eran también uno de sus principales fundamentos hacia su forma de pensar. 

Si no somos leales con nuestros principios y pensamientos ni con nosotros mismos, no podemos optar por una mentalidad ganadora. De acuerdo a esa mentalidad de guerrero samurái, debemos dejar bien entendido nuestro deber, nuestros objetivos por decisión propia, teniendo respeto hacia nosotros mismos y autodisciplina, así obtendremos la mentalidad ganadora de un buen líder.

No es suficiente con leerse un buen libro de autoayuda, ni mucho menos lo que se dice sobre la ley de la atracción, se trata, de cambiar la forma como pensamos, cambiar la actitud, cambios que requieren sobre todo de voluntad, esfuerzo y persistencia.

Y es que las cosas no se logran tan fácilmente, y eso de desarrollar una mentalidad ganadora es retador, ¿por qué decimos esto?, porque al principio o mientras todo fluye bien con la meta y los objetivos que vamos trazando, nos sentimos entusiasmados y hasta victoriosos, pero tu verdadera valía y mente ganadora saldrá a flote cuando comiencen a aparecer impedimentos que retrasan el logro de la meta. 

Es ahí donde debes sacar la máxima energía y perseverancia, accionar tu plan para encaminar el proyecto nuevamente visualizando el éxito, rompiendo paradigmas que solo atan y limitan, la grandeza está dentro de ti, en la forma de ver las cosas. Siéntete capaz de superar tus expectativas internas y eleva tu voluntad.

Nunca es tarde para empezar, si aún te falta poner en práctica algunos de estos secretos para obtener una mentalidad ganadora, ¿qué esperas?, ¡comienza ya!, empieza con eso que tenías pendiente desde hace mucho tiempo o que no habías iniciado. Recuerda que es un proceso lento pero seguro, cumple tus sueños, establécete metas personales y disfruta ese viaje con mentalidad ganadora hasta el final.

Si te gustaría aprender sobre mentalidad de éxito y psicología, existen varios cursos online que pueden enseñarte.

Clica para descubrir la mejor formación online sobre ello👇

Si te gustaría aprender sobre mentalidad de éxito y psicología, existen varios cursos online que pueden enseñarte.

Clica para descubrir la mejor formación online sobre ello👇

Lo último en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba