Memoria

Memoria: Cómo retener mucha información en poco tiempo

Memoria: Cómo retener mucha información en poco tiempo

A todos nos pasa que en el trabajo, carrera o a lo largo de nuestras vidas retenemos información y se nos olvida con el pasar de los días, tenemos que volver a leer para se nos quede esos datos, incluso nos frustramos y sentimos la necesidad de que estudiamos mal. Y es ahí cuando nos preguntamos: ¿cómo podemos retener información más rápido y que sea por un largo plazo?

Hay técnicas que ayudan a la retención de información en poco tiempo, imagínate que estás por presentar un examen pero olvidaste estudiar un tema y solo tienes 15 min para memorizar todo, puede ayudarte a pasar ese examen en cuestión de nada.

Lo cierto es que la retención de la información está asociada con la memoria, de eso no hay duda, por eso me detendré un poco a hablar de ella antes de ir al punto que realmente nos interesa. Veamos, la memoria se divide en tres fases: codificación, almacenamiento y recuperación, daremos un breve repaso de qué significa cada uno y cómo funciona nuestra memoria para darle pie a las distintas técnicas de retener información en poco tiempo. 
  • Codificación: Esta es la fase más importante, sin ella no procesaríamos los estímulos y la atención se iría a otro rumbo. Aquí cada cosa que vemos u oímos se transforma y pasa a otros canales para su organización y reconocimiento.
  • Almacenamiento: Una vez que se codifique el mensaje pasamos a la retención de los datos en la memoria, pongámoslo de esta manera, la codificación reúne la información y el almacenamiento la organiza para que tenga su significado pasando por un último canal que viene a continuación 
  • Recuperación: Con esta fase tenemos el acceso a un banco de recuerdos almacenados en nuestra memoria, aquí recuperamos lo que necesitemos recordar sea datos, hechos, rostros, lugares, y así sucesivamente.

La memoria y sus tipos

Memoria

Hay diferentes tipos de memorias, y entre ellas podemos mencionar:

Memoria sensorial:

Bien, esta memoria se encarga de recoger información de los canales auditivo (icónica) y visual (ecoica), y aunque esta perciba esos datos, los mismos pueden desaparecer pero permanecer al mismo tiempo para ser recordados. Su duración es muy corta, casi en milésimas de segundos.

  • Memoria Iconica: es todo lo relacionado al registro del demonio visual, este se encarga de llevar un pequeño flujo de información visual al cerebro el cual se procesa, recoge y sostiene en tiempo real.
  • Memoria ecoica: Si antes la icónica era de dominio visual esta es del domino auditivo, y es que esta memoria es capaz de registrar grandes.

Memoria a corto plazo:

Su manera de procesar y de almacenar es muy limitada, puede ser de 15 a 20 segundos, por ejemplo si escribes una lista de 10 palabras, puedes recordar hasta 9 exactamente, de hecho, hay un artículo llamado “el número mágico 7 más o menos 2” de George Miller, psicólogo en el que se refiere a la limitaciones que tiene la memoria. 

Memoria a largo plazo:

A diferencia de la memoria a corto plazo, esta puede almacenar información de manera ilimitada, pero va a depender de las fases de la memoria: codificación, almacenamiento y recuperación. Cabe acotar que esta se clasifica en dos parte, memoria explicita/declarativa o implícita/procedimental. Esta memoria se subdivide en dos memorias que la complementan, estas son: memoria semántica y episódica.

  • Memoria explicita o declarativa:

A veces sentimos la necesidad de querer recordar aquel momento con ansias, lo hacemos, tenemos ese recuerdo vagando por nuestro cerebro y de eso se trata esta memoria explicita o declarativa, es aquella que te permite acceder al banco de recuerdos para tener la información deseada de manera intencional, sea un suceso, un hecho, una frases o historia.

  • Memoria Implícita o procedimental:

A diferencia de la anterior, en esta no se puede acceder de forma deseada sino que esta tiene su proceso automático, coloquialmente hablando. La memoria implícita o procedimental es aquella que almacena información y la recupera de forma inconsciente, ¿Qué quiero decir? Todas aquellas habilidades y destreza que tenga presente, la memoria tomará acción para ejecutar. 

Por ejemplo, cuando desayunas, almuerza o cena, cuando te toca lavarte los dientes, cuando debes irte a dormir o debes hacer alguna actividad común que es usar el teléfono. Por otro lado, esta memoria se subdivide en dos características que la complementan estas son: memoria prospectiva y memoria retrospectiva.

 

La memoria prospectiva se relaciona con esas actividades que tocan ser llevada a cabo en un futuro, pongamos el ejemplo de recordar hacer algo como llevar al niño a la escuela o hacer mercado. Por su parte, la memoria retrospectiva está anclada al recuerdo del pasado, todos los acontecimientos que alguna vez sucedieron y tuvieron su desenlace.

Técnicas para retener información

Ya hablamos de la memoria y de los tipos de memoria que hay, ahora vamos con el punto central de este artículo, cómo retener información en poco tiempo. Así que a continuación te menciono algunas técnicas:

Leer en voz alta para una mayor retención

Cuando estamos leyendo en voz alta sea para estudiar o repasar cierta información, el oído comienza formar parte y es que las capacidades cognitivas se despiertan con la memoria pasando por lo que se comentó al principio, las fases de la memoria, se codifica, se almacena y por último se recupera, la compresión pasa a ser más amena. 

Por otro lado, cuando retenemos información conectamos todos nuestros sentidos, tal es el caso que lo que se está leyendo se siente como si estuviésemos haciendo esquemas mentales, imaginamos para guardar la información y usarla en momentos específicos.

De hecho, hay un dilema entre leer en voz alta y leer en silencio, aunque ambas sirven para retener información, tienen diferencias y factores que las hace distintas entre sí pero todo depende del tipo de persona y como se sienta cómoda memorizando los datos.

La regla mnemotécnica

Muchas veces nos cuesta memorizar oraciones demasiados largas al menos que tengas memoria fotográfica, lo cual sería menos complicado a la hora de retener. Esta regla consiste en la relación entre un vínculo y una acción para recordar una cosa. 

Por ejemplo, al leer un párrafo, solo vas a memorizar una oración pero, ¿por qué una? También pueden ser dos en simultáneo, esto permitirá a tu memoria trabajar en relación a lo que leíste, ya que tus datos empiezan a relacionar esa oración con todo lo demás sin necesidad de leerlo, también se le puede ver como capacidad de sintaxis. 

Por otro lado, existen diferentes técnicas para aumentar la retención como la creación de palabras con las iniciales de cada término que quisieras memorizar o la formación de mapas mentales.

Ambientes tranquilos para una mayor concentración

La concentración es lo más importante a la hora de retener información, y esto va anclado al ambiente en donde influya el proceso, ¿por qué? Existen errores comunes de leer en sitios con muchísimo ruido o en frente de tentaciones como la tv, celulares, computadores, entre otras cosas. 

Es por ello que se debe elegir un espacio el cual no esté asociado a ninguna de las cosas mencionadas anteriormente para una mayor concentración, ir a un parque, biblioteca, leer en la misma casa pero alejado de toda distracciones.

Intercalar tiempos

Sucede muy a menudo que por leer largas horas y sin descansos, nuestra mente se cansa haciendo que el rendimiento disminuya. Y es que la mente aunque tenga la capacidad de memorizar, la retención desciende, es por eso que la importancia de retener información, es leer durante 25 min, descansar y luego seguir, por cada descanso aumentas 5 a 10 min de intermedio hasta llegar a un límite pero jamás sobrepasarse, la mente tiene que tener un descanso integro. 

Repasa lo que has leído

Aunque no lo creas, visualizar es una de las técnicas más usadas y una de las que mejor resultados da, seguro querrás saber por qué, y es que observar las imágenes bien sea fotos, esquemas o sea lo que sea visualmente, es buen ejercicio. 

Existen personas que utilizan colores para memorizar ciertos patrones, otros buscan hacer mapas mentales o realizan dibujos, todo depende de la persona, pues cualquiera de las cosas que nos lleve al recuerdo es válido. 

De esta manera podemos darle pie a la retención de datos con trucos pequeños para que el cerebro logre memorizar fuera de lo habitual o como comúnmente almacena.

Conversa con otra persona sobre lo que has leído

Si antes leer en voz alta es una técnica favorable, ahora imagínate hablarlo con otra persona. Científicamente se ha comprobado que conversar con una persona sobre aquella información retenida es un progreso significativo a la mejora de memorización, básicamente obligas a tu cerebro a trabajar en relación al tema, en otros términos, lo pones a prueba a ver hasta dónde has retenido información y hasta donde podrías llegar a relacionar una cosa con la otra teniendo congruencia.  

Algunos expertos consideran estudiar con otra persona para retener datos, entre si se pueden ayudar ya que una persona complementa la información de otra, claro que si no tienes con quien repasar, puedes de igual forma hablar en voz alta como si hablaras con otra persona, también puedes usar fotografías, graficas, cualquier cosa con la cual te sientas cómodo.

De seguro habrás escuchado sobre la psicología budista, dicha investigación asegura que cuando estamos en capacidad de explicar lo que se está estudiando a otra persona, estamos aprendiendo y es una de las mejores formas de retener la mayor cantidad de información posible.

El método LOCI

Desde la antigua Grecia se remonta una técnica conocida por el nombre de “método LOCI”, la cual ayuda a que el proceso de memorización sea más óptimo; fue creada por el poeta griego de nombre Simónides de Ceos y sin duda resulta bastante eficaz.

Loci es una palabra en Latin con el significado a “lugar”  que de seguro te estarás preguntado, ¿a qué viene su significado? Y es que se relaciona cada dato que quieres memorizar con un entorno que podamos recordar y revivir. 

Cabe acotar que su uso no hace que mejore nuestra capacidad de retención de información, pero es una herramienta que se puede usar en momentos muy puntales para la acumulación de la misma, claro que es considerada como un método eficaz en cuando a estudios, recordar las cosas por lugares tiene sus ventajas.

El método Acróstico

A diferencia del método LOCI, este consiste en tomar una inicial de cada palabra y crear otra con o sin el significado que le acompaña, así el cerebro asocia cada palabra hasta formar la oración que se quiere memorizar. Supongamos que quieres estructurar un párrafo pero hay muchísimas palabras repetidas, ¿qué haces con ellas? Le buscas un sinónimo que se le asemeje y tenga relación. Este método también es considerado eficaz a la hora de estudiar puesto que es se puede memorizar de forma rápida y aumentarías tu agilidad mental.

Técnica del recuerdo

De seguro te ha pasado que estás estudiando y retiras la información para repetirlo con tus propias palabras. Un método que requiere de esfuerzo consiente, y totalmente eficaz.

Planifica lo que vas hacer antes de retener información

Está claro que antes de estudiar, se debe planificar qué técnicas usar al respecto, y que cumplas con las condiciones adecuadas ambientalmente hablando, sin ruido, con ruido, sin distracción o con distracción y así sucesivamente. Cuanto es el descanso que debes intercalar cada vez que estés leyendo, mejor dicho, elaborarás un plan de horario o un gestor de tiempo antes de memorizar. ¡Tómate tu tiempo!

Existen dos fases de las cuales se debe tener en cuenta cuando se esté planificando un plan de estudio, a continuación:
  • Fase de memorización: En esta fase recuerda seleccionar la técnica adecuada para el tema a tratar, siéntete cómodo de elegir, y si no te es suficiente una sola técnica, escoge dos o tres siempre y cuando se base en memorizar de forma sencilla.
  • Fase de supervisión: Luego de haber aplicado la primera fase y que hayas cumplido con todo lo demás, es importante que te autoevalúes, esto te dirá si has logrado con tu objetivo que es retener la información suficiente, de lo contrario, deberás volver a seguir los pasos a ver en qué está fallando, claro que si necesitas estudiar en poco tiempo, aplica las técnicas más sencillas hasta tener la información suficiente. 

Para finalizar es importante resaltar que retener información no es nada fácil, pero si aplicas las distintas técnicas de memorización que te mencioné, te ayudará en el proceso. Y recuerda, planifica antes de estudiar y dale descanso a tu mente para poder seguir en la retención de información.

Lo último en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba