pensamientos negativos

Cómo parar los pensamientos negativos

Cómo parar los pensamientos negativos

Dicen que atraemos lo que pensamos, si tenemos pensamientos sanos y optimistas esto nos hace sentir más seguros de nosotros mismos y ser positivos, pero a menudo tenemos pensamientos negativos, cosa que es muy normal que suceda, ya que los mismos resultan ser una crítica, una imagen creada sobre nosotros mismos, ideas que van y vienen en menor o mayor proporción relacionadas con situaciones en las que no nos gustaría vernos, haciéndonos dudar, produciendo debilidad, ansiedad e inquietud mental.

El ser humano está expuesto a tener pensamientos negativos, no somos conscientes de su creación, surgen de forma automática. En algún momento hemos tenido o estamos teniendo pensamientos negativos, y es que con el simple hecho de decir “no lo voy a lograr”, “no quedaré seleccionado”, “no ganaré el premio”, “no podré viajar”, estás atentando contra ti mismo de forma emocional, atrayendo todo lo negativo.

Estos pensamientos negativos se producen de forma automática o espontánea en nuestra mente, y es que siempre que estamos por intentar algo nuevo o que estamos preparados para obtener aquello que hemos deseados, aparecen; tratando de desequilibrarnos.

Lo cierto es que debes tener claro que si se da, excelente, bienvenido sea, pero si no, no hay de qué preocuparse, quizás no era el momento perfecto para materializarse, puedes volverlo a intentar luego. 

En el trayecto que hay de la acción al resultado suscitan estos pensamientos negativos, pero también por lo general prevalece la ilusión que si se podrá lograr. Lo que no es normal, es cuando estos pensamientos se vuelven recurrentes a toda hora y en todo momento, convirtiéndose en obsesivos y afectando notablemente el ánimo, el cual intranquiliza y debilita a la persona. 

Es por ello que en esta oportunidad hablaré un poco sobre los pensamientos negativos y cómo podemos hacer para pararlos. 

Si te gustaría aprender sobre técnicas de meditación, relajación y bienestar, existen varios cursos online que pueden enseñarte.

Clica para descubrir la mejor formación online para iniciarse👇

Si te gustaría aprender sobre técnicas de meditación, relajación y bienestar, existen varios cursos online que pueden enseñarte.

Clica para descubrir la mejor formación online para iniciarse👇

Pensamientos negativos: ¿cómo lograr pararlos?

pensamientos negativos

Antes que nada, debemos tener presente que los pensamientos negativos favorecen la indecisión, inseguridad, produce síntomas físicos como dolor de cabeza, taquicardias, cansancio tensión muscular e insomnio.

Además, desencadena emociones dañinas como la angustia, rabia, vergüenza, tristeza y decepción, pudiendo bajar nuestra autoestima, ocasionar trastornos de ansiedad y depresión e incluso hacer que no seamos productivos en las actividades que realizamos, ya sea en el lugar de trabajo, en espacios donde practicamos alguna disciplina deportiva, entre otras; trayendo como consecuencia abandono o despido. 

Durante el día somos capaces de generar miles de pensamientos, de los cuales un 80% son negativos, y es allí donde nos preguntamos ¿cómo es posible que se formen tantos pensamientos negativos en nuestra mente?

Pues la verdad es que eso viene dado por las situaciones que vamos aprendiendo desde la infancia, ya sea en nuestro entorno familiar, social o educativo, desde frases, palabras, declaraciones, silencios percibidos, todo eso repercute en nuestra vida, incluso cuando somos adultos.

Tendemos a construir en nuestra memoria un mapa mental sobre la forma que percibimos esas vivencias, como las afrontamos de acuerdo a nuestra actitud, creencias religiosas, valores, determinando en nosotros como nos comportamos, percibimos, respondemos a los acontecimientos que nos van sucediendo en la realidad.

Los estudios demuestran que los pensamientos liberan en el cerebro adrenalina, dopamina, noradrenalina, adrenocorticotropina, entre otras. Estas neurohormonas y neurotransmisores surgirán efectos en el organismo, pudiendo ser positivos o no según la sustancia liberada. 

Esto se resume a que si en nuestra vida diaria nos enfocamos en aspectos que nos causen desagrado, malestar y significados negativos, repitiéndolos a cada momento y a cada hora en forma de mensajes, el resultado psicosocioemocional   también será negativo, vinculándose con emociones de rabia, frustración, dolor, ira, miedo, entre otras.

En éstos casos podemos hacer mucho para ayudarnos a parar los pensamientos negativos, y aquí te menciono cómo:

  • No emitamos juicios a nuestros pensamientos negativos, esto lo que genera es perpetuar lo que nos mantiene en lo no deseado.
  • Mostrar un cambio de actitud una vez identificadas las sensaciones y sentimientos que nos perturban y nos hacen sentir incómodos.
  • Activar en los pensamientos acciones de motivación y no de imposición como: lo haré, si podré, voy hacerlo.
  • No realizar comparaciones de nosotros con otras personas, cada quien vive a su manera, tiene su propio ritmo y estilo de vida y se desenvuelve como puede, ninguna persona es igual a otra y eso es lo que tiene valor y poder.
  • Dejar de victimizarse por lo que haya pasado, por lo que debemos cumplir, por lo debemos hacer en la sociedad y en la familia, asumir afrontado la realidad.

Solo nosotros somos capaces de direccionar y redirigir nuestros pensamientos negativos, no se trata de engañarse, hacer caso omiso a lo malo que experimentamos, ni obviar lo negativo, ellos coexisten en nuestra vida diaria. Se trata de enfatizar en lo positivo, no darle poder a lo que es poco favorable, desde esta posición los resultados serán los que en realidad deseamos.

No solamente es posible parar, si no también cambiar los pensamientos negativos y para ello lo que debes hacer primeramente es identificarlos y reconocerlos. Es importante controlar los miedos, dirigir este tipo de pensamiento a ideas positivas, realizar afirmaciones favorables, emplear el auto-diálogo, todo esto nos orientará con anticipación a cómo poder hacer frente a las situaciones incomodas o problemáticas que se nos presente. 

La función de la mente es pensar, es por eso que no podemos evitar ni eliminar los pensamientos negativos, pero si podemos detenerlos. La clave es transformar esos pensamientos que surgen de forma automática por algún motivo aparente

Reconocemos que los pensamientos son realmente negativos porque nos alejan de nuestros objetivos, de nuestra realidad y de lo que queremos lograr en la vida, por lo que una vez manifestado el malestar, debemos valorarlo, atenderlo, darle espacio a la convicción de hacer algo diferente, para sentir de formar diferente y pensar de una manera diferente.

Nunca debemos hacernos la idea de que por pensar algo es cierto o va a suceder, entrena tu mente hacia lo positivo, dale la oportunidad de exteriorizar la transformación, de encontrar el valor positivo que puedes sacar de lo malo. 

Es imposible dejar la mente casi completamente en blanco, pero cuando tenemos pensamientos negativos estos nos alejan de nosotros mismos, nos bloquea y no nos permite disfrutar el momento, pero lo bueno es que tenemos el poder de detenerlos y cambiarlos en positivos. 

Una de las técnicas claves utilizadas para detener los pensamientos negativos es la meditación. La meditación nos hace entender que los pensamientos van y vienen durante todo el tiempo, teniendo claro que es verdad, que nos hacen sufrir, descontrolarnos y debilitarnos, quizás por algo que sucedió o que nunca ha pasado, simplemente siendo una suposición o apreciación personal, que nos aleja del presente. 

Pero si logramos tomar el control de nuestros pensamientos le quitas el poder que están ejerciendo, de ahí la frase: “todo es mental” el poder está en la mente. Así que a continuación, unos consejos que te ayudarán a controlar la situación y parar los pensamientos negativos.

Libérate

Poco a poco te vas dando cuenta del color que puedes darle a los pensamientos que vas teniendo, es como un dibujo libre, en donde tú eres el artista y le das los colores que más te gusten, los que te agradan y te hacen sentir bien.

No se trata de esquivar, de no reconocer o de huir de nuestros pensamientos, sino más bien de liberar. Tenemos potestad sobre nuestra mente y nuestro cuerpo, podemos decidir qué es lo que queremos y que es lo que no. 

Es importante conocer que esto requiere disposición, tiempo, paciencia y dedicación, pero hay que decidir para evitar males mayores.

Seguridad y determinación

Los pensamientos negativos son como los obstáculos en un camino, solo debes tener la seguridad y la determinación para esquivarlos y apartarlos de tu mente para seguir el camino de la vida.

Recuerda que el cerebro esta creado para garantizar nuestra supervivencia, desarrollar nuevas opciones o nuevas vías para transitar y poder seguir avanzando. Aunque tengas las herramientas, debes saber cómo usarlas, para evitar caer en conductas adictivas, ataques de ansiedad y estrés.

Identifica tus pensamientos negativos

Otro consejo para hacerle frente a los pensamientos negativos es ponerle un nombre, identificarlo para trabajarlo positivamente. Siéntelo y detecta como se manifiesta en ti, ya sea con un temblor en el cuerpo, un dolor de estómago, entre otras formas. 

Busca esa sensación física que te producen los pensamientos en general, si es entusiasmo, angustia, alegría o irritabilidad, para ir depurando y purificando los pensamientos negativos. 

Luego a través de la respiración, suéltalos. Es posible que este proceso genere turbulencia en nuestro ser, pero con menos miedo y seguridad lograrás soltar.

Sonríe

Algo tan simple como sonreír puede ayudarte a parar los pensamientos negativos, es importante que tengas sentido del humor, cambiar tu postura corporal, obviar todo aquello que te provoque desánimo y desgano, ten una actitud positiva y sonríele a la vida; verás que eso ayuda mucho.

No es justo amargarnos constantemente por algo que ya pasó, o que ni siquiera sabemos que pasará.

Conversa

Conversa y habla sobre los pensamientos que te incomodan y el por qué con alguien de confianza, de esta manera conocerás otros puntos de vista, otras perspectivas que te ayudarán a aclarar tus pensamientos y verlos de otra manera diferente, quizás luego de eso te des cuenta que te estabas ahogando en un vaso de agua.

Busca tu foco

Asegúrate de cómo estás pensando las cosas, no es lo que piensas si no como lo piensas, busca tu foco hasta obtener la mejor vista y el mejor paisaje de acuerdo a ti.

Utiliza tu creatividad

Rompe la dinámica, utiliza tu creatividad como terapia, todos la tenemos, haz lo que más te guste hacer; crear un diseño, plasmar, confeccionar, construir, esto de seguro te despejará y preparará para tener mejores pensamientos.

Medita

Reinicia tu mente con un poco de meditación. Un minuto de calma resulta beneficioso para tu mente, ya que permite que se refresque y pueda generar más pensamientos positivos.

No te encierres

No permanezcas tanto tiempo encerrado o en ambientes hostiles, sin salir de tu casa, no es bueno para la salud en general. Observa con quien te estas relacionando, existen personas tóxicas y muy negativas que de una u otra forma nos trasmiten su energía, liberándote te sentirás más en paz contigo mismo.

 

Agradece

Agradece siempre lo bueno que tienes a tu alrededor, no todo es malo, concéntrate solo en lo bueno que tiene la vida, por muy pequeñas que parezcan ser, date cuenta que está ahí para ti, en frente tuyo, solo queda que lo tomes y sientas las cosas buenas que puede brindarte en determinado momento.

Enfócate

Hay que trabajar con técnicas o con ayuda profesional, no podemos dar solo por entendido que ya pasará, debemos tener higiene mental, con algunos consejos que ya hemos mencionado anteriormente.

Evita la rumiación

Hay pensamientos negativos que siempre se producen recurrentemente, a esto se le conoce como rumiación. Dejar que permanezcan en nuestra mente, hará que pases días, meses o años pensándolos, es por eso que es necesario que trabajes para poder sanar, sobre todo cuando se trata de acontecimientos no gratos que pasaron y que aún no han caducado en tu mente. 

No intentes detener a golpe tus pensamientos

Cuando se exterioricen pensamientos negativos, solo dale un nuevo cauce, un nuevo rumbo, no intentes detenerlos de golpe porque puede ser muy perjudicial para tu salud, no te permitirá cultivar una buena higiene mental. Repite este ejercicio cuantas veces sea necesario.

Analiza y sé objetivo

Date un tiempo para analizar el pensamiento negativo ¿qué quiero decir con eso?, pues que ante la incógnita de saber qué es lo que harás para parar los pensamientos, debes darte un tiempo para verlos de forma objetiva.

Cuando logres eso, tu pensamiento negativo pasará en forma de pregunta, dándote la oportunidad de decidir qué vas a hacer y qué acciones tomarás, ayudándote a no creerte ciegas ese pensamiento intrusivo que intenta desequilibrarte; debes buscar la solución al ataque. 

Distráete

Otra estrategia muy buena es la distracción, y es que sin duda alguna esto brinda muy buenos resultados. Cuando aparezca los pensamientos negativos, distrae tu mente en otra cosa, aprende a no tomarte las cosas a pecho de acuerdo a cómo te sientas.

Sal, realiza alguna actividad que te guste o cualquier otra cosa, el punto es que para parar los pensamientos negativos no hay nada mejor que la distracción. 

Si te gustaría aprender sobre técnicas de meditación, relajación y bienestar, existen varios cursos online que pueden enseñarte.

Clica para descubrir la mejor formación online para iniciarse👇

Si te gustaría aprender sobre técnicas de meditación, relajación y bienestar, existen varios cursos online que pueden enseñarte.

Clica para descubrir la mejor formación online para iniciarse👇

Lo último en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba